Historias De La Viña: Fui Sanada De ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica)

Judy Jeter, miembro de Coastlands Vineyard en Morro Bay, CA, experimentó un milagro a través de persistente oración, después de una batalla de una década con la enfermedad de ELA.


Vineyard USA

Extending the Kingdom of God through church planting and missional living.

Testimonio curativo de Judy

Efesios 3: 20-21 “Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén.

No hay palabras que puedan describir mejor la etapa de mi vida que he vivido durante estos últimos 10 años. ¡Dios ha hecho más de lo que yo me atrevía a pedir! Permítanme compartir los aspectos más pertinentes con ustedes.

Hace diez años comencé a experimentar problemas con mis pies, que afectaron mi caminar. Visité a varios médicos y estos me enviaron a la Universidad de California, San Francisco, donde me habían realizado una fusión espinal de la zona lumbar un par de años antes. Después de una multitud de pruebas, con diferentes médicos, me dijeron en 2010 que tenía una enfermedad de la neurona motora. En este punto se diagnosticó como esclerosis lateral primaria (ELP). Mis síntomas incluían distonía en los dedos de los pies y los tobillos, debilidad y atrofia en las piernas y los brazos. Experimentaba una fatiga significativa y estuve cada vez más confinada a una silla.

En 2014 pasé por más pruebas, y después de otra EMG (electromiografía) y una prueba de velocidad nerviosa, me diagnosticaron con ELA, (esclerosis lateral amiotrófica) más comúnmente conocida como enfermedad de Lou Gehrig. Me dijeron que no hay una causa ni un tratamiento conocido y que la mayoría de las personas mueren a causa de esta condición de dos a cinco años. Pero también me dijeron que parecía que mi caso era inusual porque ya había tenido síntomas durante varios años y que yo probablemente moriría más gradualmente. En este punto, mis pulmones comenzaban a debilitarse y necesitaba usar una máquina BiPAP por la noche, lo que me proporcionó oxígeno adicional y compensó con el debilitamiento de los músculos del diafragma. También estaba experimentando debilitamiento en los dedos y las manos, lo que resultó en la necesidad de procurar ayuda con mis actividades diarias. Mi voz se estaba volviendo más baja. Empecé a tener más dificultad para masticar y tragar, además de tener cada vez más problemas de movilidad. En 2015 comencé a usar una silla de ruedas eléctrica la mayor parte del tiempo.

La mayoría de las personas con ELA se están adaptando constantemente a perder más y más movimientos musculares, hasta que a veces lo único que pueden mover son los párpados. Yo tuve un poco más de tiempo para procesar cada una de mis pérdidas, ya que mis cambios fueron más lentos.

“Estaba enojada, agitando mi puño a Dios diciendo, “¿Por qué yo? ¿Por qué esto? ¿Porqué ahora?””

En las primeras etapas, estaba furiosa, agitando mi puño hacia Dios y diciendo: “¿Por qué yo? ¿Por qué esto? ¿Porqué ahora?” Mis últimos 20 años los había pasado sirviendo en el equipo de nuestra iglesia como directora de ministerios de mujeres y pastora de educación cristiana. ¿No me debía Dios a mi, un pase con relación a problemas de salud terminal?

Había entregado mi vida a Su servicio. Pero a medida que pasaba el tiempo, descubrí que la ira comenzó a devorar mi alma y que en mi corazón comenzó a marchitarse el amor por Dios y por mis semejantes. Me encontré totalmente concentrada en mí misma sintiendo lástima y desesperación.

No era así como yo quería vivir, ni estaba experimentando el tipo de vida con la ‘paz del Señor’ que sabía Jesús nos prometió. Fue entonces que comencé a extender la mano y a pedir ayuda; por oraciones de sanación, resistencia, coraje y fuerza, ya que sabía que yo no tenia lo que necesitaba para enfrentar lo que venia y necesitaba ahora más que nunca de la ayuda de Dios.

Con la ayuda de buenos amigos, consejeros, un director espiritual, oración, la palabra de Dios y algunos libros útiles, comencé a ver esta temporada de mi vida que yo no había invitado como una oportunidad para glorificar a Dios y hacer crecer mi corazón en la confianza y la entrega a mi Abba Padre, reconociendo que Él siempre sabe lo que es mejor para mi. Me propuse estar presente en las pérdidas, entregar mi voluntad en las diarias circunstancias como lo hizo Jesús en el Huerto de Getsemaní, cultivar los frutos del espíritu en mis interacciones con mis cuidadores y particularmente con mi familia para que cuando me fuera, ellos ¡No me recordarían como una malhumorada esposa y madre / abuela, irritable y resentida! A diario le pedía a Jesús la gracia de morir bien.

En 2016 ya necesitaba ayuda con la mayoría de mis actividades diarias. Contratamos ayuda a tiempo parcial que venía uno o dos días a la semana y estaba conmigo para que mi esposo se pudiera escapar y descansar un poco. Usaba la silla de ruedas eléctrica cada vez que salíamos de casa y íbamos a cualquier parte, ya que solo podía caminar distancias cortas. Estaba cada vez más limitada en lo que podía hacer con mis manos, incluso escribir en la computadora y escribir en mi diario, comer, cepillarme los dientes, etc.

En noviembre de 2016, vi a la neuróloga de UCSF la misma que había seguido mi caso desde 2011 y me había diagnosticado con ELA en 2014. Ella es una especialista en ELA de renombre mundial y dirige la clínica de ELA en UCSF. Normalmente la veía de tres a cuatro veces al año. Esta vez se dio cuenta en particular de un temblor que me había empeorado en el brazo y la mano izquierda y sugirió que comenzara un nuevo medicamento con el pensamiento de que quizás yo también tenía la enfermedad de Parkinson, conjunto con ELA. En ese momento comencé a tomar Sinamet y mis síntomas comenzaron a mejorar, por lo tanto, ella agregó el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson a mis registros médicos.

“¡Dios sana mi cerebro célula por célula!”

Mi esposo se jubiló en 2015 y cada vez pasábamos más tiempo en nuestra casa de vacaciones en la costa central de California. Habíamos comenzado a asistir a la iglesia Coastlands Vineyard cada vez que estábamos en Morro Bay. La primera vez que lo visitamos conocimos a Mike y Betty Frye fue Mike quien me preguntó si podía orar por mí. A medida que los conocimos más, nos enteramos de que Mike tenía un hermano con ELA y estaba particularmente interesado en mi condición. Nunca olvidaré la primera vez que oró por mí. Mientras ponía sus manos sobre mi cabeza, oró: “Dios, te pedimos que sanes el cerebro de Judy célula por célula”. Y esa también se convirtió en mi oración. “¡Dios sana mi cerebro célula por célula!” Era raro si Mike, o alguien, no oraba por mi curación los domingos cuando estábamos en la ciudad y en la iglesia. Experimenté tanto amor, empatía y fe en esta dulce comunidad de creyentes. Si bien nunca había escuchado de alguien que hubiera sido sanado de ELA, ¡su fe y perseverancia fueron un gran estímulo para mi fe!

En julio de 2017, volví a ver a mi neuróloga de UCSF. Estaba sorprendida por la mejora significativa que exhibí en todas las categorías. Mis piernas y brazos estaban más fuertes. Mi voz era más fuerte. Estaba tragando normalmente. Los músculos de mi cuello se habían fortalecido. Incluso mis músculos del diafragma y las pruebas de función pulmonar mostraron una mejora significativa. Me pidió que me hiciera otra prueba de EMG y de velocidad nerviosa, ya que esas eran las pruebas determinantes, además de los hallazgos clínicos, para el diagnóstico de ELA en 2014. Así que me hicieron todas esas pruebas.

Unos días después recibí la llamada de mi médico que cambió mi vida. “Señora. Jeter, creo que solo tienes la enfermedad de Parkinson en este momento. Las pruebas indican que sí tenía ELA, ¡y ahora no! Realmente no puedo explicarlo. Nunca he experimentado una reversión de ELA, pero me siento cómoda diciendo que ya no tiene ELA. La única otra explicación sería que el médico que realizó la EMG se equivocó, pero no creo que ese sea el caso “.

Pero yo, conocía otra explicación. ¡Dios me había sanado!

Mis síntomas continúan mejorando. Ahora puedo cuidar de mí misma y ya no necesito ayuda para vestirme y ducharme. Rara vez uso la silla de ruedas y camino sin bastón por la casa, solo uso un andador ocasionalmente cuando viajamos. He restablecido mi licencia de conducir y yo sola me voy a mis citas. Puedo escribir a mano y en la computadora de nuevo. Si bien todavía tengo algunos síntomas de la enfermedad de Parkinson, la mayor parte de la debilidad y espasticidad de el ELA han desaparecido. Estoy disfrutando especialmente andar en mi triciclo por toda la ciudad estos días, ya que nos hemos retirado permanentemente en Morro Bay. 

“Cuando has contemplado una enfermedad terminal como el ELA y has aprendido a experimentar la bondad y el amor de Dios en los detalles diarios de la muerte, toda tu perspectiva de la vida cambia”.

Si bien mi curación física es nada menos que milagrosa, Dios también ha hecho un trabajo profundo en mi corazón y en mi alma. Cuando has contemplado una enfermedad terminal como el ELA y has aprendido a experimentar la bondad y el amor de Dios en los detalles diarios de la muerte, toda tu perspectiva de la vida cambia. ¡Y por todo eso, estoy eternamente agradecida!

Permítanme concluir con el pasaje de Juan 9 que ha sido particularmente significativo para mí estos últimos años. Esta es la historia de un hombre que nació ciego y se encontró con Jesús y sus discípulos. Cuando los discípulos vieron al hombre le preguntaron a Jesús: “¿Quién pecó, este hombre o sus padres?” Y Jesús respondió: “Ninguno. Nació ciego para que la obra de Dios se pudiera ver a través de él “. Y Jesús procedió a sanarlo. La multitud estaba asombrada y llena de preguntas tanto para el ciego como para sus padres. Su respuesta resuena dentro de mi. “Estaba ciega y ahora puedo ver”.

No sé, ni entiendo cómo sucedió esto, pero pregúntale a Jesús, ¡Él lo sabe! ”

¡Yo tenía ELA y ahora no! Gracias a Dios que ha hecho más de lo que yo me atrevía a pedir de Él.

Por Judy Jeter

(Un testimonio de la iglesia La Viña en Costlands) http://www.coastlandsvineyard.org/